El destino


A mi buen amigo y maestro de actores,

Ricardo Palmerola

Enamorar candilejas

con su porte y su dicción.

Ser mimado por la cámara

de cine y televisión

y saber crear escuela

en la radiodifusión

es el deseo de muchos,

pero hay que tener el don:

ese don que es la aureola

de los tocados por Dios.

Don Ricardo Palmerola

que nació en cuna de actor

es la prueba y evidencia

que nos da la explicación.

Fue dotado por su madre,

la actriz Carmen Buxadós,

que obtuvo al alumbrarlo,

el más alto galardón.

Son caprichos del destino

al concebir un actor

y así se inspiran mis versos

con rimas de admiración.

Francisco Barbachano

Published in: on 28 agosto, 2008 at 8:31 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://barbachano.wordpress.com/2008/08/28/el-destino/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: