Poema de pescadores


Cuando regresan las barcas

porque acaban la faena,

me gusta ir cada tarde

a una vieja taberna

que es sede de pescadores

y huele a sal marinera.

Me siento siempre en la esquina

junto a la ventana abierta,

donde la brisa del mar

por la ventana penetra

y se observa el horizonte

y alguna barca de pesca.

Los pescadores, cansados,

con sus botas de faena,

toman su vaso de vino

con su mirada serena

fijada siempre en la mar

y en las nubes que se acercan.

Yo les contemplo a diario

desgranando mis poemas;

poemas de remo y caña,

de red y de barca vieja;

de tormenta, mar adentro,

de olas de sal y de arena.

Con su gorra y con su pipa

y el peleón que sostienen,

esos viejos pescadores

con su mirada perdida

escuchan crujir el casco

que las olas acarician.

Desde mi esquina sombría,

junto a la ventana abierta,

cada tarde con mis versos

mi inspiración va de pesca;

que son versos pescadores

entre sueños de taberna.

Taberna de pescadores

que con su mirada ausente,

se adivina en su retina

el más allá de sus mentes.

Taberna de pescadores:

norte y sur, este y oeste.

Francisco Barbachano

Published in: on 28 agosto, 2008 at 8:46 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://barbachano.wordpress.com/2008/08/28/poema-de-pescadores/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: