Todo quedará igual


Todo quedará igual

en esa habitación

llena de sueños,

de ambiciones y recuerdos.

La luz del ventanal

iluminará el despacho,

estudio y aposento:

albergue de inspiración

de centenares de artículos

y de millares de versos.

Archivos, facturas, anhelos

cuadros, libros; algún premio

y el título de propiedad

de un nicho en el cementerio.

Todo quedará igual.

Tal vez a oscuras y en silencio.

Cada cosa en su sitio

entre rimas y entre versos.

En los cajones, papeles;

citas y recordatorios.

Sobre la mesa, desorden

y la hoja del calendario

de mi último episodio.

En carpetas reposando

estarán ya para siempre

esos otros hijos míos

concebidos en mi mente;

o a golpes de corazón

desgranando sentimientos,

dejando volar el alma

entre mares y entre cielos

en busca de ese horizonte

que se adivina tan lejos.

Todo quedará igual.

Tal vez la puerta abierta

para que yo pueda ver

postrado en mi lecho,

mi viejo sillón,

mi antigua mesa

y esas tres miradas:

sonrisas pequeñas

que al alzar los ojos

tropiezo con ellas.

Todo quedará igual

en esa habitación

llena de sueños,

ambiciones y recuerdos.

Todo quedará igual,

con el mismo amor:

como ahora. Todo menos yo,

porque habré muerto.

Francisco Barbachano

Published in: on 28 agosto, 2008 at 6:58 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://barbachano.wordpress.com/2008/08/28/todo-quedara-igual/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: