El día que me “trincaron” por recitar a Lorca

Esta foto pertenece al día que al concluir mi recital en la sala de actos del desaparecido NIDO DE ARTE DEL LICEO barcelonés, dos agentes de la policía secreta, muy discreta y amablemente,” me trincaron” porque ante la demanda del publico, incluí en uno de los bises; el poema “La casada infiel” de Federico García Lorca. Fui conducido a la comisaría de la entonces llamada calle Conde del Asalto y me tuvieron retenido siete horas. “Lo Chungo” fue, que, al contarle los agentes que me detuvieron al comisario (disculpen la inmodentia) que recitaba muy bien y que había tenido mucho éxito, este, en tono paternalista, me dijo que no estaba bien lo que había hecho ya que los poemas de Lorca estaban prohibidos por la censura. Pese a ello me pidió que recitase en su despacho “La casada infiel” tiniéndo como público: al comisario a los dos agentes que me detuvieron a un escribiente y a “dos ·grises de la época”. Al finalizar me aplaudieron y hasta me palmearon la espalda. Acto seguido el comisario, que era, según creo recordar, malagueño o granadino; además de ser un personaje muy simpático, por lo menos conmigo: me sermoneo un poco más, y a las siete de la mañana, me soltaron, dándome la mano y diciéndome…¡Muy bien chaval, muy bien!… Fue una “GRAN PUTADA”, pero en ningún momento me sentí mal tratado, ni siquiera me esposaron, cuando me conducían a la comisaría a pié, y en plana Ramblas. El propietario del “Nido de arte” Joan Ferrer, se brindó a acompañarme, pero le dijeron que no se preocupase, que se trataba de un puro trámite. Nunca he olvidado el mal rato que pasé por  lo de:
Aquella noche toqué
sus pechos dormidos
y se me abrieron de pronto,
como ramos de jacinto .

Anuncios
Published in: on 21 mayo, 2017 at 10:45 am  Dejar un comentario  

Raquel Meller, Chaplin y “Luces de la ciudad”

16641031_1367689823295224_4455245110098053432_n

16682046_1367689723295234_5484283383075452094_n

16864483_1367689973295209_3045370463546979913_n

RAQUEL MELLER , CHAPLIN y “LUCES DE LA CIUDAD”

En 1922 Raquel Meller inició su brillante carrera cinematográfica, donde el éxito también la acompañó en su nueva experiencia con el celuloide. Ello hizo despertar el interés de Charlie Chaplin por la nueva estrella, ofreciéndole el papel de protagonista de su película “Luces de la Ciudad”; pero, la negociación con Raquel no prolifero. Pese a ello Chaplin, realizo la película utilizando como banda sonora el tema “La violetera”, omitiendo que su autor era el maestro, José Padilla: ( en esta ocasión el “genio” cayó en lo canallesco, atribuyéndose una autoría que no les correspondía. ¿Sería por el resentimiento, ante la falta de entendimiento con Raquel Meller al no protagonizar su mítica película…? (La actriz que aparece con Chaplin en “Luces de la Ciudad”, es la estadounidense Virginia Cherill)

Published in: on 20 febrero, 2017 at 9:37 am  Dejar un comentario  

En la desaparecida prisión de mujeres de “WAD-RAS” de Barcelona

11181584_958842304179980_3080499447479677009_n

El 4 de marzo de 1995, mi buen amigo y rapsoda Ricardo Navarridas y yo, dimos un recital poético en el Salón de Actos de la prisión de mujeres de WAD-RAS de Barceona. Fue una experiencia inolvidable. Siempre he recordado el respeto de aquellas mujeres reclusas y su absoluto silencio durante el acto. “Conociendo el percal” en más de una ocasión he pensado que la grandeza y la calidad humana de aquellas mujeres, nada tenía que ver con la de su monitor, Martell. Esas Caratulas son fruto de las manualidades de cerámica que realizaban las propias reclusas y que me obsequiaron como recuerdo. Las guardo en un lugar preferente de mi despacho y cada vez que las observo, estoy más convencido de que hay muchas personas entre rejas por naderías, mientras los grandes golfos, campan por sus fueros…

Published in: on 30 agosto, 2015 at 6:28 pm  Dejar un comentario  

Viejas tertulias de madrugada

Esta legendaria fotografía de las emblemáticas Ramblas de Barcelona, ha estimulado los viejos e inolvidables recuerdos que narro al pié de la misma.

10636117_760454007334892_2623435588498845810_n

Esta imagen me trae entrañables recuerdos de viejas madrugadas en las Ramblas barcelonesas a mediados de los años cincuenta. A la altura: dirección mar del Gran Teatro del Liceo y dirección montaña, el Café de la Ópera. Allí formábamos nuestros corrillos tertulianos sentados en estas sillas plegables por las cuales un funcionario municipal, pasaba a cobrar, (creo que cincuenta céntimos) si querías estar sentado. Había alguno de esos funcionarios que hacia la vista gorda ya que sabía que la mayoría no andaba sobrado de dinero. Yo era uno de los soñadores más jóvenes y gracias a ello, lo puedo explicar. Cuando en la tertulia estaba el poeta Rafael de León, o el cantante flamenco Pepe Marchena, si pasaba a cobrar, ya que ambos pagaban el importe total de las sillas de los tertulianos. Fue una época inolvidable, especialmente cuando después de cerrar el Café de la Ópera, continuábamos la charla, Marius Lleget, Faus Rodon y yo. Después, camino de casa, pasábamos por los talleres del Correo Catalán, para recoger el periódico del día, donde Marius Lleget tenia su columna diaria. ¡Quien pillara, aquellos años, de bohemia, nobleza y amistad!

 

 

 

Published in: on 23 septiembre, 2014 at 5:07 pm  Dejar un comentario  

PRESENTANDO LA GALA DE NOMBRAMIENTO DE LA REINA Y SUS DAMAS DE HONOR DE LA PEÑA CULTURAL BARCELONESA .

Escanear

 

En la imagen aparecen la reina y sus damas de honor. De izquierda a derecha la segunda que, valga la incongruencia, es la que fue nombrada primera dama de honor; el 4 de Marzo d 1962, casó por la iglesia, con el que suscribe.

Yo en aquella época era un joven actor profesional y era costumbre que los centros culturales, solicitasen a los teatros barceloneses la colaboración de diversos artistas para ensalzar algún acto de sus entidades; sobretodo si tenían cuadro escénico.

Así llegué yo a La Peña Cultural Barcelonesa; para actuar en un fin de fiesta recitando en el homenaje a un cantante del cuadro de zarzuela de la propia peña. En esa época, para el teatro, utilizaba el pseudónimo  Manuel del Campo, en lugar del mío propio,Francisco Barbachano.

La que hoy es mi mujer, cantaba en el coro y como que era por los alrededores de Navidad, me ofreció un número para una cesta navideña.- La cesta no me toco: yo estaba destinado a mayor fortuna. Me toco la joven dama de honor y de eso ya se han cumplido las bodas de oro y pico.

 

Published in: on 9 enero, 2014 at 8:02 pm  Dejar un comentario  

Un “bolo”, con rascar bola

Berta Mara, Eduardo Larrea y Manuel del Camo

 

NO RECUERDO EXACTAMENTE DONDE FUE; PERO SUCEDIO TRAS LA ACTUACIÓN EN UN “BOLO” EN QUE, EL CARA DURA DEL REPRESENTANTE DESAPARECIÓ CON LA RECAUDACIÓN Y NO PAGÓ A NADIE. LEJOS DE CABREARNOS, NOS FUIMOS DE JUERGA; (De izquierda a Derecha): EL ACTOR MAUEL DEL CAMPO (Francisco Barbachano), LA ACTRIZ BERTA MARA Y EL TENOR EDUARDO LARREA. LOS CABREADOS, NO QUISIERON SEGUIRNOS. (La foto nos la hizo un amigo fotógrafo y no nos la cobró).1954-55?

Bolo- Actuación extraordinaria, en elenco ajeno, y que se abona como trabajo extra. Función suelta, accidental y que no forma parte de temporada.

Published in: on 22 noviembre, 2013 at 8:56 pm  Dejar un comentario  

Radio Sant Boi “En escena” homenajea a Manuel Benítez Carrasco

sc00003d50

Pese a sus amables comentarios, Mariola Martínez y Francisco Aguilar, son realmente los artífices del programa dedicado al 10ª Aniversario de la muerte de  Manuel Bénitez Carrasco. Siempre a la vanguardia de la actualidad, quisieron recordar al poeta del Albaycin, en su programa “En escana”, emitido a través de Radio San Boi y Radio Montcada.

En el 10ª Aniversario de

la muerte del poeta granadino,

Manuel Benítez Carrasco.

¡Y lloró  el poeta

Y por la calle del agua

las lágrimas resbalaban,

por la faz de aquella niña

tan soltera y tan casada

que, por bonita, el poeta,

versos de amor le rimaba.

El llanto de aquella niña

era el adiós de su alma,

al poeta albaycinero

que quiso enamorarla.

Ello sucedió en Granada

y hasta el otoño lloró ,

por la muerte de la voz

que en Noviembre enmudeció.

Manuel Benítez Carrasco

trovador del Salvador.

Placeta de las acacias

que con sus versos plantó,

abonadas con virutas

y con jazmines en flor.

Diez años han transcurrido

desde su vuelo mayor;

aquel vuelo hacia la Gloria.

Y  a la diestra del Señor:

reza oraciones en verso,

para deleite de Dios.

Francisco BARBACHANO

Cardedeu, 17 Octubre 2009

Published in: on 16 noviembre, 2009 at 8:05 pm  Comments (7)  

Y ese, ¿quién és?…

Ricardo Ardévol y Francisco Barbachano

El peletero barcelonés y entrañable amigo Ricardo Sabatés; esposo de la poetisa Piedad Quivira, ya fallecidos los dos. A principios de la década de los años noventa, un buen día conversando con su buen amigo Ricardo Ardévol le dijo:-hace unos días me dió recuerdos  para ti, Francisco Barbachano. Ardévol, se quedó un momento pensativo y preguntó: Y ese, ¿quién és?… Sabatés, sorprendido por la pregunta, añadió. -Hombre, no me digas que no le conoces. Barbachano me dijo que erais amigos de la radio desde hace muchos años; le has de conocer. En el teatro utilizaba el pseudónimo de Manuel del Campo. ¡Hombre!, acabáramos- dijo Ricardo. CLaro que nos conocemos, pero yo nunca supe cual era su verdadero nombre. Semanas después, Ricardo Adévol y yo, tomamos café juntos y en una larga conversación rememoramos tiempos pasados, tras más de treinta años de silencio por mi parte. Posteriormente, tanto Ardévol, como yo, cada vez que se nos presentaba la ocasión comentabamos la anécdota; incluso con el propio Ricardo Sabatés y  su esposa Piedad Quivira, ámbos inolvidables ya que su calidad humana fue irrepetible. Durante una larga temporada,  Piedad, por enfermedad, tuvo que guardar cama y ello la motivó a escribir su poesía más intimista. Recuerdo con emoción su poema “El Finestral” que, en esa época, lo dió a conocer por radio, Ricardo Ardévol. Su emotividad y su insistencia en repetir constantemente uno de sus versos (exigencia del poema), ponía muy difícil al rapsoda, su recitación. Es obvio que, en esa ocasión, Árdevol, le rindió un verdadero homenaje a su amiga, con su brillante y emotiva interpretación.

RicardoSabatés y Piedad Quivira

Published in: on 6 octubre, 2008 at 7:51 pm  Dejar un comentario  

Dedicada, ¿a quién?

El pasado día 4 de Septiembre de 2008, con motivo de unos trabajos biográficos que estoy preparando, estuvimos mi amiga la actriz, Maria Dolores Gispert y un servidor, toda la tarde, recopilando datos y buscando fotos en su casa museo de Barcelona. Y digo bien: casa museo, ya que en ella se encuentra la mayor parte de los recuerdos de la saga Valdivieso-Gispert. Ustedes se preguntarán: ¿por qué les cuento eso?. Pues miren. Sencillamente, por lo siguiente.- Durante la selección de fotos, mi amiga,  me mostró la que tienen ustedes delante. Como verán es una bella foto y le pedi que me la regalara para mi galeria de viejos y entrañables amigos y compañeros de mi ex profesión: ya saben, la que ejercí utilizando el pseudonimo (Manuel del Campo). Como se ve, la foto está cordialmente dedicada…¡Lástima! que, esas bellas palabras de la dedicatoria, no se sepa a quien van dirigidas ya que, por aquello de la amistad y la confianza que ello dá, mi entrañable coleccionista de brijitas se olvidó del nombre del destinatario. Hombre, yo ya se que va dirigida a mi, pero también me gustaría que mis descendientes, algún día cuando yo haya emprendido el definitivo viaje de mi vida; y espero que ese día esté muy  lejano, sepan que esa hermosa mujer y gran amiga mía sabía como me llamo aún que, aveces, el apellido se le encasquille a más de uno y me llamen de todo , menos Barbachano. (En ese sentído, podría aportar una extensa relación de las diversas formas con las que he sido llamado, confundiendo mi apellido.) Obviamente, ese no es el caso de Maria Dolores Gispert. Ella, si sabe pronunciar y escribir correctamente mi nombre. Su omisión se debe simplemente al despiste. Es, como si en lugar de escribir la dedicatoria, me la hubiese dicho de palabra; con su formidable tono de voz, como si estuviera doblando a una de las, también grandes actrices americanas, a las que mi querida amiga, les presta su voz.  ¡Paciencia!… ¡Que le voy hacer!. Seguiré explicando que esa dedicatoria es para mi. O mejor, pondré  una notita al lado del marco: que por cierto, lo tengo encima del piano junto a un grupo de entrañables, que no necesitan notita…Un poco cursi lo del piano, ¿verdad?…

Published in: on 3 octubre, 2008 at 7:22 pm  Dejar un comentario